Grupo Farma10

En Grupo Farma10 sabemos que uno de los motivos por los que la farmacia tiene, según distintas encuestas, unos índices de reputación y aprobación tan altos en la sociedad es porque sus profesionales representamos para nuestros pacientes el primer consejo ante la aparición de cualquier síntoma de enfermedad. El espacio físico de la farmacia es, por lo tanto, un indispensable punto de acceso a la atención sanitario y, como tal, debe de estar concebido para facilitar la entrada a todos nuestros pacientes sin importar cualquier tipo de discapacidad.

Todos los farmacéuticos sabemos que un escalón, una mala distribución de nuestros productos o una incorrecta señalización de los mismos pueden impedir que algunas personas puedan acceder de forma independiente a nuestros servicios y por ello, coincidiendo con la celebración del Día Internacional del Braille, vamos a centrarnos en esas pequeñas acciones con las que podemos convertir nuestra farmacia en un lugar completamente accesible para personas con cualquier tipo de discapacidad visual.

Las nuevas tecnologías se han convertido en un aliado fundamental para farmacéuticos y pacientes a la hora de conseguir una accesibilidad universal para las personas con discapacidad

Tecnología al servicio de los invidentes

Fundamental, por supuesto, es también el correcto etiquetado de los productos. La salud es un derecho fundamental de las personas y precisamente por eso es fundamental garantizar el acceso a los medicamentos que permiten curar múltiples enfermedades a los invidentes, algo que se ha conseguido gracias, precisamente, a ese lenguaje táctil que hoy celebra su día internacional y a las nuevas tecnologías.

Hace ya más de un lustro que el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, la Fundación ONCE crearon la app Medicamento Plus disponible tanto para Android como para Apple, es una solución especialmente diseñada para personas con discapacidad visual, con dificultades de manipulación, o personas mayores, para las que acciones cotidianas, como leer el prospecto de un medicamento, pueden suponer un reto.

El funcionamiento de esta aplicación no puede ser más sencillo: el usuario sólo debe de captura el código de barras o introducir manualmente el nombre del medicamento con su teléfono móvil, tras lo cual recibe la información sobre el producto en un formato accesible. Asimismo, los profesionales de las farmacias también pueden introducir el Código Nacional del Medicamento, que aparece en todos los envases.

Siendo este avance, ya muy extendido entre los pacientes con discapacidad visual, también resulta fundamental el compromiso de los farmacéuticos para convertir su oficina de farmacia en un espacio plenamente accesible para los invidentes.

Farmacia_Accesibilidad_Invidentes

La farmacia también precisa de una continua adaptación a las nuevas necesidades de los clientes y, para ello, el rediseño de la oficina es un paso que hay que abordar con cierta frecuencia

Para poder hacerlo de una forma efectiva, el Grupo Farma10 ofrece, dentro de su catálogo de servicios, uno especialmente dedicado al diseño y reforma integral de las farmacias. Como sucede con cualquier local, sea del sector que sea, abierto al público, la farmacia también precisa de una continua adaptación a las nuevas necesidades de los clientes y, para ello, el rediseño de la oficina es un paso que hay que abordar con cierta frecuencia.

Sea cual sea la necesidad concreta que se requiera en ese rediseño, desde una simple puesta a punto a una reforma integral pasando, como ya hemos dicho, por las actuaciones que garanticen una accesibilidad universal a la farmacia, es fundamental contar con los recursos y la formación necesaria que se obtiene apostando por un servicio de alta calidad y es ahí donde el Grupo Farma10 se convierte en el mejor aliado posible.

Los profesionales de Grupo Farma10 están preparados para asesorar al profesional en cada paso del camino, siempre con el objetivo de aprovechar al máximo el espacio del punto de venta, optimizando y distribuyendo los elementos de tal manera que se maximicen tres elementos fundamentales para conseguir una buena atención al cliente: mejorar la accesibilidad, la organización y la comunicación.

Todo ello, sencillamente, para que los pacientes se puedan desplazar por la oficina de farmacia hasta encontrar el producto deseado de una forma sencilla y natural y, sobre todo, sin verse impedidos en su tarea, especialmente todos aquellos que tienen algún tipo de discapacidad, por barreras o impedimentos fácilmente evitables.