Grupo Farma10

Con la llegada del verano, y muy especialmente este año 2021, llega el momento de despojarnos de la ropa de abrigo y escuchar la llamada de la playa o la piscina para tumbarnos relajadamente al sol y dejar que el astro rey haga su trabajo dándole un atractivo color moreno a nuestra piel.

Hoy en día conocemos perfectamente todos los beneficios que una exposición moderada al sol puede aportar a nuestro organismo, pero también somos muy conscientes de los peligros y efectos adversos que puede tener sobre la salud exponerse al sol sin las debidas precauciones.

Según los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 90 % de los cánceres de piel están originados por una sobreexposición solar a lo largo de la vida, sobre todo cuando se es joven, pero la buena noticia es que esos mismos estudios han demostrado que más del 90% de los cánceres de la piel se podrían evitar con fotoprotección, revisiones y autoexploración.

Como siempre que hablamos de enfermedades cuya aparición puede prevenirse en gran medida con la adopción de ciertas medidas de protección o de una serie de hábitos de vida saludables, la oficina de farmacia se puede y se debe convertir en el primer lugar en el que la sociedad puede encontrar un consejo profesional y personalizado a sus necesidades.

Diez consejos básicos

Existen, claro está, una serie de consejos generales que todos debemos seguir como un primer paso para evitar males mayores. Aunque conocidos de sobra, nunca está de más recordar los diez principales:

·       Aplicar protector solar antes de la exposición al sol y renovarlo con frecuencia.

·       Evitar la exposición al sol en las horas de mayor intensidad.

·       No exponer a los menores de tres años al sol directo y, en todo caso, hacerlo en las horas de menor incidencia.

·       Usar protección solar durante cualquier actividad al aire libre.

·       No bajar la guardia cuando no se tenga sensación de calor.

·       Protegerse siempre con ropa seca, gorra y gafas de sol.

·       Beber agua en abundancia para mantener una correcta hidratación.

·       Secarse después de cada baño.

·       Evitar las sesiones bronceadoras con rayos UVA.

·       Revisar con frecuencia la aparición y cambios de forma y tamaño de lunares y pecas.

Consejos personalizados

Pero cada uno de nosotros tiene un tipo de piel diferente y, si bien todos estos consejos son muy importantes, siempre resultará aconsejable un buen asesoramiento profesional que nos ayude a personalizar los mejores productos, protectores y revisiones para cada caso.

Los profesionales de la farmacia no sólo son perfectos conocedores de los distintos productos que se encuentran en el mercado para ofrecer una perfecta protección y cuidado de la piel durante todo el año, sino que, dada su estrecha relación con cada uno de sus pacientes, van a ser capaces de ofrecer un muy valioso consejo atendiendo no sólo al tipo de piel de los clientes, sino también a otros factores de vital importancia como la existencia de otras dolencias o los efectos de ciertos medicamentos sobre la piel.

Aunque es ahora en verano cuando la mayoría de nosotros castiga de forma más frecuente a su piel, cabe recordar que el cuidado de la piel debe de realizarse durante todo el año, una tarea en la que las farmacias también pueden ser de vital ayuda, aconsejándonos sobre tratamientos y productos adecuados para cada momento.