Grupo Farma10

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estableció hace ya algunos años el día 3 de agosto como el Día Internacional de la Planificación Familiar, una disciplina que abarca cuestiones como la educación sexual, la prevención y el tratamiento de las enfermedades de transmisión sexual; el asesoramiento antes de la concepción y durante el embarazo, el tratamiento de la infertilidad y, por supuesto, decidir el número de hijos que se desea tener, según las circunstancias sociales, económicas y personales de cada persona.

En este sentido, cabe remarcar que la planificación familiar forma parte de los derechos de la salud sexual y reproductiva de las personas y que, aunque en países como España el acceso a ese derecho esté plenamente garantizado, siguen existiendo muchas regiones del mundo en el que las mujeres siguen sin poder decidir sobre su vida reproductiva.

La Planificación Familiar es un elemento de vital importancia en el diseño, aplicación y evaluación de políticas públicas, programas y estrategias por parte de los gobiernos, orientadas al cumplimiento de tales derechos, en especial a la población en situación de vulnerabilidad y, por lo tanto, cuenta con un enorme número de actores involucrados entre los que, evidentemente, la farmacia juega un papel fundamental.

it-will-be-new-start-for-our-family

La importancia del consejo farmacéutico

Todo ello, queda demostrado en que, a grandes rasgos, existen dos formas para ejercer este derecho: a través de la orientación médica y mediante el uso de métodos anticonceptivos seguros y eficaces. Es, precisamente, en este segundo apartado donde los profesionales farmacéuticos pueden, como ocurre en tantos otros campos, aportar su experiencia y conocimientos a sus pacientes.

Además de ofrecer información y recomendaciones sobre los métodos anticonceptivos, el farmacéutico, en estrecha colaboración con los profesionales médicos, puede brindar orientación antes, durante y después del embarazo. Unos consejos que, además del evidente objetivo de decidir en qué momento se quiere tener hijos, ayudarán a prevenir los riesgos para la salud asociados al embarazo, especialmente en aquellos grupos de edad en los que los mismos puedan ser más elevados; reducir la mortalidad infantil al permitir ampliar el tiempo entre embarazos (de acuerdo con la OMS, cuando este tiempo es menor a dos años la tasa de mortalidad es 45% mayor); y contribuir en otros aspectos de la vida de las mujeres, como el escolar o el laboral, al posponer el embarazo.

Todo ello, por supuesto, sin olvidar en ningún momento que la planificación familiar disminuye el riesgo de transmisión de enfermedades venéreas, así como de otras patologías que pueden ser transmitidas al bebé.

Para demostrar la importancia que el sector de la farmacia tiene en este campo, basta con recordar que la OMS estima que los principales factores que inciden en el uso o no de anticonceptivos, como método de planificación familiar, son la propia oferta de métodos anticonceptivos, la facilidad de acceso a los mismos así como a los servicios de planificación familiar por parte de la población juvenil, con menos recursos y personas solteras; el desconocimiento en el manejo y posibles reacciones adversas por el uso de algún método anticonceptivo; la oposición o rechazo por razones culturales o religiosas; los prejuicios de usuarios y profesionales contra algunos métodos anticonceptivos y los obstáculos por razón de género para acceder a los servicios de planificación familiar. Factores, en definitiva, que pueden ser abordados de manera muy efectiva desde las propias oficinas de farmacia.